Té Verde

Té Verde

Té Verde

El té verde tiene su origen en China. Estudios arqueológicos han demostrado que él te verde se consume desde hace más de 5000 años. En su inicio sólo unos pocos privilegiados de la nobleza china podían consumir esta saludable bebida. Tras la caída de la Dinastía Ming el té verde se extendió al resto de la población. El té fue exportado al mundo por primera vez entre los siglos XV y XVII llegando a casi todos los países. En Inglaterra llegó por primera vez en 1673. Dos siglos más tarde, con la prohibición del emperador chino de seguir vendiendo té, los británicos iniciaron plantaciones en la India.
PROCESO DE FABRICACIÓN DEL TÉ VERDE
El té verde se obtiene de la planta llamada Camellis sinensis, y una vez recolectado, se obtiene a través de dos procesos distintos:
– Secado de las hojas mediante vapor (Japón)
– Calentamiento de las hojas (China)
La diferencia con el té negro, el cual procede de la misma planta, es que el té verde no se deja fermentarla y el té negro sí. Esta diferencia de procesado (el té verde es más corto) permite al té verde obtener un sabor más suave y mantener más sus propiedades originales. Concretamente, el té verde conserva los polifenoles o ingredientes activos de la planta, los cuales son usados por ésta para su crecimiento natural y protección externa (plagas, etc…). Las catequinas o polifenoles del té verde han sido ampliamente estudiados científicamente para evaluar sus cualidades saludables, por ejemplo, contra el cáncer, gracias a su gran capacidad como antioxidante.
TIPOS DE TÉ VERDE
Existen numerosos tipos de té verde. Te recomendamos que si no tienes la posibilidad de viajar a Asia, consultes en una herboristería acerca de qué té verde te recomiendan. Hay tés desconocidos excelentes. Aquí resaltamos los tipos de té verde más comunes:
Lung Ching (Pozo del Dragón): De sabor dulce y color dorado, es el más típico. Usado centenariamente por monjes, es un buen té para despejar la mente.
Bancha. Se obtiene de la planta del mismo nombre y tiene sabor a heno.
Gunpowdwer: De sabor agridulce, este té es el más común en países como Marruecos, donde se sirve en forma de bolas que luego se abren al calentarse el té. Se suele añadir en el preparado algo de menta y azúcar junto con el té.
Sencha. Famoso en Japón, de color amarillento y con sabor a verdura.
Gyokuro (Rocío de Rubí). Popular en Japón. Las hojas crecen a la sombra antes de la cosecha y se bebe ligeramente caliente.
Matcha. Té verde en polvo, de alta calidad y usado durante la ceremonia del té japonesa.
Bi Luo Chun. Las espirales de las hojas se enrollan a mano y mucho de este té común se produce en la provincia china de Sichuan.
Los 10 tés más famosos en China son (no todos son té verde):
1. Xi Hu Long Jing
El mejor y más famoso té de la variedad Long Jing en China. Se trata de un té milenario el cual ya aparece citado en el primero libro sobre té de la historia, el Cha Ching, escrito por Lu Yu durante la dinastía Tang. Su aroma es suave y refrescante con toques afrutados.
2. Dong Ting Bi Luo Chun
El emperador Qing le puso este nombre y lo nombró Té Imperial. Se cultiva en una área protegida denominada Dong Ting Shan y sólo los tés cultivados al Este y al Oeste de dicha área tienen denominación de origen Dong Ting Bi Luo Chun.
3. Huang Shan Mao Feng
Existe un proverbio chino que dice que las “montañas famosas producen tés famosos”. Es es un ejemplo de ello. Producido en la montaña de Huang Shan, el Mao Feng es uno de los mejores y más famosos té verde de China. De sabor fuerte pero refrescante. Su aroma recuerda al de las orquídeas. Es dulce y refrescante.
4. Cha Wang Tai Ping Hou Kui
Este té es muy preciado gracias a su calidad y proceso de selección de sus hojas. Ha ganado numerosos premios, el último el King of Tea” en la China Tea Exhibition 2004. Tiene un aroma muy complejo de definir y muy bueno.
5. Lu An Gua Pian
Cultivado en la región china de Lu An, en la provincia de An Hui. Tiene un procesado que lo hace especial ya que sólo se aprovecha la parte superficial de la hoja. Se trata también de un té milenario, ya popular desde la dinastía Tang. Y considerado como un “té superior”. Muy suave y refrescante.
6. Xin Yang Mao Jian
Las hojas más tiernas de este refrescante té son las recopiladas en la zona de alta montaña de Xin Yang. Muy refrescante.
7. Qi Men Hong (Keemun Black Tea)
Producido de hojas jóvenes, tiene un aroma y sabor refrescante, a flores y de color ambar.

8. Jun Shan Yin Zhen
Considerado como el rey de los tés amarillos. Este té es originario de la isla de Jun Shan (también conocida como la Isla de los Inmortales), en el lago Dong Ting, en la provincia de Hunan. El procesado de este té es sumamente laborioso, con lo que hoy en día es difícil conseguir auténtico té amarillo, ya que muchos productos prefieren, por razones comerciales, dedicarse más al té verde.
9. Wu Yi Cha Wang Da Hong Pao
Este té es procesado usando una técnica inventada por el Sr. Chen De Hua, Director del Wu Yi Tea Research and Development Center. Lo especial de esta técnica es el asombroso parecido en el sabor y aroma a las hojas de té que salían hace 800 años del arbusto Da Hong Pao. Su preparación hasta que se comercializa dura un año.
10. Jade Tie Guan Yin
Es muy popular, procedente de la provincia de Anxi, se puede encontrar en numerosos restaurantes chinos.
Además de estos tés, existen excelentes té verdes de otros países, como por ejemplo la India, Ceilán, Darjeeling, Vietnam o Assam.
BENEFICIOS DEL TÉ VERDE PARA LA SALUD
Numerosos estudios científicos avalan lo que hace milenios sabían los chinos, y es que el té verde tiene numerosos beneficios para la salud. Algunas de estas propiedades saludables son:
– Es un excelente antioxidante, protegiendo al organismos de substancias oxidantes de los radicales libres, preveniendo así el envejecimiento pero también es un gran aliado contra procesos malignos, como tumores, etc…
– Ayuda a regular los niveles del colesterol.
– Ayuda a prevenir las caries.
– Es diurético.
– Contribuye a la buena hidratación de la piel.
– Es más bien astringente (bueno para combatir diarreas).
– Es un buen estimulante, ideal para empezar al día… eso sí, si se toma con moderación.
– En anticancerígeno. Recientes estudios avalan esta hipótesis, ya que contiene 4 importantes catequinas: EC, ECG, EGC y EGCG. En este campo la ciencia sigue todavía estudiando el tema para ver hasta qué punto y en qué tipo de tumores es realmente efectivo el té verde.
Como contrapartida sólo se ha señalado el efecto estimulante del té verde, el cual si no se toma con moderación, puede provocar insomnio o exceso de nervios.
CÓMO SE SIRVE EL TÉ VERDE
La calidad de un buen té depende en buena medida a cómo se ha preparado éste para su consumo. Es particularmente importante que éste repose en el agua con el fin de que el té pueda traspasar al agua todas las propiedades saludables de las catequinas, por ello se recomienda que éste esté en remojo por lo menos durante 5 o 10 minutos como mínimo.
El agua es, junto con el té, el ingrediente más importante y tiene mucha afectación en el aroma y sabor final del té. Lo ideal es usar agua blanda o mineral, y no preparar el té con agua hirviendo ya que el sabor se amarga. Las hojas deben verterse justo antes de hervir (sin que acabe en ebullición) o justo después, cuando el agua se haya enfriado un poco y deje la ebullición.
Es importante conservar el té en un lugar fresco y mantener adecuadamente la tetera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

seventeen + 6 =